Por las calles de Xàtiva y el castillo.

Xàtiva es una localización muy importante en la novela así que, antes de empezar a escribir sobre ella, decidí zambullirme en sus calles para descubrir su historia e impregnarme de su atmósfera y sensaciones.

DSC08294

Bien es cierto que, en este caso, para reconstruir su configuración en el año 1707 hay que tirar de imaginación y suposiciones, puesto que hay muchos puntos de la ciudad que han sufrido una gran transformación o literalmente han sido borrados del mapa. Tal es el caso de la plaza de la Balsa, ubicada tras el Portal de los Baños de la antigua muralla, o la derruida torre de Monfort, escenario de los más encarnizados combates y por ello también de los más irreconocibles hoy día.

BenQ Digital Camera

Fuente y jardines que ocupan hoy la parte central de la Plaza de la Balsa, Xàtiva. Fuente: Internet.

Una vez rebasado este punto, uno se adentra casi sin darse cuenta en el laberinto de callejuelas del casco histórico. El recorrido del asedio me llevó por las calles Canónigo Cebrián y Corretgería hasta la plaza de Santa Tecla; y aunque sucede lo mismo que en la mencionada plaza, que probablemente ninguna de estas casas siga en pie desde principios del siglo XVIII, es inevitable que se pongan los pelos punta al transitar por ellas.

Pero también hay varios edificios que se conservan de aquella época y zonas que sufrieron menos infortunio, como la calle Moncada, la calle noble de la ciudad, el antiguo hospital ubicado frente a la basílica o los conventos situados en la parte alta de la ciudad.

Otro de mis rincones favoritos del casco histórico es la plaza de la Trinidad, donde es fácil trasladarse a la atmósfera de épocas pasadas.

Capítulo aparte merece el castillo, un sitio que es leyenda e historia viva de la ciudad. Es fácil apreciar el deterioro sufrido con el paso del tiempo, los sucesivos derribos y re-edificaciones que ha experimentado con el tránsito de varias civilizaciones incluido, pero también los vestigios de un glorioso pasado.

Sin duda merece la pena subir la empinada cuesta y acercarse hasta aquí, aunque solo sea para disfrutar de las maravillosas vistas que orece de la ciudad y sus alrededores.

DSC08301

Anuncios