Contrabando

La costa gaditana siempre fue un lugar propicio para el contrabando y la entrada de mercancía ilegal debido a la gran afluencia de comercio marítimo con las colonias de ultramar. Como ocurre en la actualidad, concurrían la oportunidad, la posibilidad de un lucro muy suculento y gente dispuesta a arriesgarse en este tipo de empresas.

El contrabando en las playas sanluqueñas era muy conocido en los siglos XVI, XVII y XVIII, lo atestiguan las numerosas referencias existentes en las obras de grandes escritores de la época. Esta era una práctica muy común que se desarrollaba con total impunidad y en la que participaban desde gentes de las capas más bajas de la sociedad hasta contrabandistas de “guante blanco” pertenecientes a las clases más pudientes, así como autoridades corruptas.

Desde el nacimiento de la colonia de Gibraltar ya se hablaba de los “matuteros”, que es aquel que practica el matute, definido en la RAE como: “Introducción de géneros en una población sin pagar el impuesto de consumos”, es decir, una especie de contrabandista que tiene su campo de acción en las fronteras, aduanas y/o zonas libres del mundo y que comercia con pequeñas cantidades ya sea a primera hora de la mañana o de la madrugada.

La trama de contrabando descrita en la novela está basada en el libro “Proceso criminal contra fray Pablo de San Benito en Sanlúcar de Barrameda (1774) : Clérigos homicidas en el Siglo XVIII”. En ella se describen fugazmente estos hechos acaecidos en el año 1713, cuando el Consejo de Hacienda puso al descubierto una trama de contrabando internacional que implicaba a Gibraltar, Holanda y ciudades andaluzas como Málaga, Cádiz y la propia Sanlúcar de Barrameda.

Anuncios

El auge del comercio en Cádiz

Para la ciudad de Cádiz el siglo XVIII fue un auténtico siglo de oro, la ciudad se convirtió una de las más pobladas e importantes de España debido al continuo flujo comercial que recibía su puerto.

Traslado de la casa de contratación

Uno de los hitos importantes para la ciudad fue el traslado de la casa de contratación de Sevilla a Cádiz. Aunque ya llevaba varios años desafiando el monopolio de la ciudad hispalense, fue con la llegada al trono de Felipe V cuando se oficializó este importante privilegio para los gaditanos.

La ciudad vivía por y para el comercio y los gaditanos convivían con un nutrido tránsito de extranjeros, además de los que había ya instalados permanentemente en la ciudad (sobre todo franceses e italianos). Eso unido a la riqueza que se generaba para la propia urbe contribuyó a que se convirtiera en una ciudad alegre, culta y cosmopolita.

La arquitectura de la ciudad poseía una entidad propia eminentemente práctica. Las casas de los comerciantes eran a la vez almacén, oficina y torre de vigilancia para los barcos que zarpaban y arribaban al puerto.

VistaCadiz hacia 1800 puerto y torres vigia

Vista de la ciudad de Cádiz hacia el siglo XVIII con el puerto y las numerosas torres vigía. Fuente: Internet.

Comercio cadiz en el siglo XVIII

Actividad frenética de puerto de Cádiz. Fuente: Internet.

Casasa comercio Cádiz

Estructura típica de una casa de comercio gaditana. Fuente: Internet.

La intervención inglesa en la guerra

La intervención inglesa fue decisiva para el desarrollo de esta gran guerra europea, de hecho lideró el que se conoce como frente aliado (unión de diferentes países contra las aspiraciones de los borbones en Francia).

1700. – Muerte de Carlos II (rey de España) sin descendencia.

1701.- Tratado de La Haya. Inglaterra y Holanda se unen para hacer frente común contra Francia.

1702.- Coronación de la Reina Ana. Inicio de la guerra. Con la nueva reina entra en escena el general Marlborough y el ala liberal wigh entra en el gobierno. Austria y el Sacro Imperio germánico le declaran formalmente la guerra a la unión de España y Francia y reclaman el trono para el Archiduque Carlos. Se crea el clima propicio para que los ingleses participen el las primeras acciones bélicas, como la batalla de Cádiz en agosto de 1702 que fue un intento frustrado de toma de la ciudad por parte de la flota anglo-holandesa.

1703.- El reino de Portugal y el ducado de Saboya se unen a la Gran Alianza. La balanza se decanta del lado de los aliados con estas importantes alianzas, se abren e intensifican nuevos frentes terrestres contra Francia.

1704.- Batalla de Blenheim y toma de Gibraltar. Año de importantes victorias aliadas. Marlborough lidera el dominio aliado en Baviera y el almirante Rooke hace presa del estratégico peñón de Gibraltar para Inglaterra.

1705.- Desembarco inglés en la península. La flota anglo-holandesa se traslada al Mediterráneo. En Cataluña y Valencia se produce una sublevación de los partidarios del Archiduque de Austria. El almirante inglés Lord Peterborough toma Barcelona y posteriormente traslada el grueso del ejército a Valencia.

1707.- Derrota de Almansa. Supone una importante derrota para los aliados en su intento de ocupar la península, se produce una retirada a Cataluña y la guerra se estanca.

1710.- Batallas de Zaragoza y Brihuega. Es el último intento de los aliados por coronar al Archiduque en Madrid, el general inglés Stanhope le conduce victorioso hasta Madrid pero es incapaz de mantenerlo allí por mucho tiempo y en su retirada sufre de nuevo una dolorosa derrota en la localidad de Brihuega.

1711-1714. Fin de la guerra. Tratado de Utrecht. Varios hechos desencadenan la progresiva desvinculación de Inglaterra con el conflicto: El desgaste económico y social, la victoria de los tories en las elecciones y, sobre todo, la muerte del emperador José I de Austria. Estos hechos conducen a la necesidad de hallar una salida negociada al conflicto que culminará con la firma del tratado de Utrecht.

ingleses guerra-de-sucesion

Tropas inglesas participando en la guerra de sucesión. Fuente: Internet.

batalla-de-Blenheim

Ingleses en la importante batalla de Blenheim. Fuente: Internet.

La revolución gloriosa / “Bill of rights”

El transcurso del siglo XVII en Inglaterra estuvo marcado por una sangrienta sucesión de guerras civiles, cuyo trasfondo es el enfrentamiento entre dos formas de concebir el estado: el absolutismo y el parlamentarismo.

Dichas guerras culminaron tras un breve y polémico reinado del rey Jacobo Estuardo, en el que cometió varios abusos y además se manifestó abiertamente partidario del catolicismo. La sucesión del monarca se resolvió en lo que se conoce como la “Revolución gloriosa” en la que los parlamentaristas propusieron acceder al trono a su yerno Guillermo de Orange, en lugar del sucesor natural Jacobo III, a cambio de suscribir el documento conocido como “Bill of Rights” o declaración de derechos.

painting-adoption-of-va-declaration-of-rights 1689

Pintura que representa la redacción de la declaración de derechos en 1689. Fuente: Internet.

glorious-revolution - William and Mary accepting the bill of rights at the banqueting hall in Whitehall palace in february 1689

Los reyes William y Mary aceptando la declaración de derechos en el salón de banquietes del palacio de Whitehall en febrero de 1689. Fuente: Internet.

Dicha declaración supone principalmente la supervisión de las decisiones reales por parte de un parlamento constituido mediante elecciones, la cesión de poderes a este parlamento y la garantía de ciertas libertades y derechos para los súbditos como la de hacer peticiones al rey sin poder ser detenido por ello o ser sometidos a un juicio justo.

bill of rights 1689

Artículos contenidos en la declaración de derechos:

  • Que el pretendido poder de dispensar de las leyes o de su aplicación en virtud de la autoridad real, en la forma en que ha sido usurpado y ejercido en el pasado, es ilegal.
  • Que la comisión para erigir el último Tribunal de causas eclesiásticas y las demás comisiones y tribunales de la misma naturaleza son ilegales y perniciosos.
  • Que toda cobranza de impuesto en beneficio de la Corona, o para su uso, so pretexto de la prerrogativa real, sin consentimiento del Parlamento, por un período de tiempo más largo o en forma distinta de la que ha sido autorizada, es ilegal.
  • Que es un derecho de los súbditos presentar peticiones al Rey, siendo ilegal toda prisión o procesamiento de los peticionarios.
  • Que el reclutamiento o mantenimiento de un ejército, dentro de las fronteras del Reino en tiempo de paz, sin la autorización del Parlamento, son contrarios a la ley.
  • Que todos los súbditos protestantes pueden poseer armas para su defensa. de acuerdo con sus circunstancias particulares y en la forma que autorizan las leyes.
  • Que las elecciones de los miembros del Parlamento deben ser libres.
  • Que las libertades de expresión, discusión y actuación en el Parlamento no pueden ser juzgadas ni investigadas por otro Tribunal que el Parlamento.
  • Que no se deben exigir fianzas exageradas, ni imponerse multas excesivas ni aplicarse castigos crueles ni desacostumbrados.
  • Que las listas de los jurados deben confeccionarse, y éstos ser elegidos, en buena y debida forma, y aquellas deben notificarse, y que los jurados que decidan la suerte de las personas en procesos de alta traición deberán ser propietarios.
  • Que todas las condonaciones y promesas sobre multas y confiscaciones hechas a otras personas, antes de la sentencia, son ilegales y nulas.
  • Y que para remediar todas estas quejas, y para conseguir la modificación, aprobación y mantenimiento de las leyes, el Parlamento debe reunirse con frecuencia.

Antecedentes de rebelión. Las germanías.

Las condiciones de vasallaje, heredadas del feudalismo medieval, se habían agravado en el Reino de Valencia después de la expulsión de los moriscos en el año 1609. Para repoblar las tierras que éstos dejaron, los señores otorgaron nuevas cartas puebla que atrajeron colonias de emigrantes dispuestos a trabajarlas. Pero en la mayoría de los casos lo hicieron en unas condiciones muy abusivas, más desfavorables que las que tenían los propios moriscos. Sobre todo en comarcas como La Marina, La Safor, el Valle de Albaida o el Camp de Morvedre.

A su vez, la expansión económica de este siglo favoreció el crecimiento de otros campesinos más acomodados. Éstos a su vez vieron en las cargas feudales un lastre para seguir prosperando.

La_Expulsión_en_el_Puerto_de_Denia._Vicente_Mostre

La expulsión de los moriscos en el puerto de Denia. Vicente Mostre. -Arauco.org… Licensed under public Domain via Commons –

La Segunda Germanía fue una revuelta campesina que tuvo lugar en julio de 1693 en las comarcas centrales del Reino de Valencia. Los campesinos dirigieron sus protestas contra los señores feudales airados por lo que consideraban un abuso de sus privilegios. Se denomina “Segunda Germanía” porque los rebeldes adoptaron el nombre de «agermanados» en recuerdo de las Germanías de Valencia de principios del siglo XVI.

La rebelión finalmente fue aplastada por las autoridades de la época y sus líderes sufrieron una dura represión. Para muchos historiadores este episodio constituye el germen del posterior levantamiento popular durante la guerra de sucesión.

La batalla de Almansa

25 de abril de 1707, el ejército de las dos coronas (España y Francia) y el bando aliado comandado por Inglaterra y Portugal se baten en los llanos de Almansa en una de las batallas decisivas de la guerra de sucesión en la península.

Los austracistas ocupan ya Cataluña, Aragón y Valencia y lanzan su ataque sobre tierras castellanas que están defendidas por tropas franco-españolas.

Tras varias jornadas de avance, los aliados reciben la información de que los borbónicos aguardan en Almansa en número aún reducido esperando refuerzos. Convencidos de esta ventaja y de que se trata del momento clave, se lanzan sobre ellos jugándosela en un todo por el todo.

A la hora de la verdad, se percatan de que dicha supuesta ventaja no es tal y se torna contra ellos: los franco-españoles les superan en número y ocupan las mejores posiciones frente a la villa sin haber tenido que recorrer ni un solo paso. Pero ya es tarde para retirarse, el duelo se decanta para el lado borbónico después de un sangriento día e inflingen una importante derrota a los austracistas con más de 5.000 bajas en sus filas.

325px-Batalladealmansa

Recreación pictórica de la batalla de Almansa. Fuente: Internet.

La guerra de sucesión.

La guerra de sucesión abarcó el periodo comprendido de 1702 a 1714 y enfrentó a media Europa por el control de la monarquía hispánica y la hegemonía de las potencias dominantes de aquel momento.

El conflicto sucesorio.

En el año 1700, el rey de España Carlos II de la casa de Austria muere sin tener descendencia y en su testamento cede la corona a Felipe de Borbón, nieto del rey de Francia Luis XIV.

philippe_de_france_proclamc3a9_roi_despagne

Felipe V proclamado rey de España por su abuelo Luis XIV en Versalles. Fuente: Internet.

La dimensión internacional.

La ambición de Francia por unir las coronas francesa y española en una sola despierta recelos en Inglaterra y Holanda, que ven peligrar sus intereses y el equilibrio de potencias europeas. Esto da alas al otro pretendiente al trono español, el Archiduque Carlos de Austria, para reclamar sus derechos sucesorios y a declarar oficialmente la guerra a Francia en el año 1702. A la alianza con Inglaterra y Holanda se unirán Portugal y el ducado de Saboya contra la todopoderosa Francia en múltiples frentes europeos por tierra y por mar en un conflicto de grandes dimensiones que algunos han venido a comparar con las guerras mundiales del siglo XX.

La dimensión local y nacional.

En el plano nacional el rey Felipe V recaba numerosos apoyos aunque también acumula importantes detractores, si bien en Madrid y en general en Castilla encuentra un ambiente mayoritariamente favorable a sus pretensiones.

Sin embargo es en 1705, coincidiendo con el desembarco de la flota anglo-holandesa en el mediterráneo, cuando a Felipe V se le abre una nueva vía de confrontación en Cataluña, Aragón y Valencia.

La sublevación valenciana.

En Valencia el conflicto adquiere dimensiones de guerra civil con la sociedad dividida en dos, partidarios de los borbones y de los austrias, popularmente conocidos como maulets y botiflers. Hubo partidarios de ambos bandos en todos los estratos sociales, aunque entre los austracistas rebelados predominaban las clases populares, la baja nobleza y el sector del clero más cercano al pueblo. Mientras que para la nobleza su adhesión obedece a la fidelidad a la casa de Austria y a intereses particulares, para el pueblo llano la motivación es bien diferente.

La revuelta de las clases populares en Valencia estuvo liderada por el carismático general Joan Bautista Basset, que en el verano de 1705 asumió el encargo de organizar un alzamiento popular favorable al Archiduque Carlos. En poco tiempo y con no muchos medios, consiguió hacerse fuerte en la comarca de La Marina y adherir miles de adeptos a su causa. La clave de su éxito radica en la promesa de la exención de impuestos abusivos y la implantación de unas condiciones más justas. Su discurso cala rápidamente en una masa social plagada de descontentos y recluta todo un ejército de voluntarios austracistas poniendo en jaque a las precarias tropas leales a Felipe desplegadas por el reino de Valencia.

La aventura durará poco tiempo, tras la llegada a la capital valenciana del Archiduque y el ejército inglés, Basset es encarcelado y la exención de impuestos es revertida cercenando las aspiraciones del pueblo. Y en 1707, tras la derrota del ejército aliado en Almansa, las tropas borbónicas recuperaron rápidamente el control del territorio valenciano.

Salon principal de la villa de Antonio Pontons en Patraix. Fuente: Internet.

Salon principal de la villa de Antonio Pontons en Patraix. Probable ubicación del trono del Archiduque durante su estancia en Valencia. Fuente: «Estampas valencianas: Pontons», en Valencia Atracción, 109, 1935, 136-137.

La paz de Utrecht.

El tratado de Utrecht firmado entre 1713 y 1715 por los estados enfrentados en la guerra de sucesión española puso fin a los diez largos años que duró el conflicto armado. En este tratado Europa cambió su mapa político.

Inglaterra, que lideraba la alianza militar contra Francia fue la gran beneficiada, pues consiguió que Francia renunciara para siempre a cualquier pretensión sobre la corona Española y que no apoyara a los pretendientes de la familia Estuardo al trono inglés.

Además, obtuvo la isla de Menorca y Gibraltar cedidos por España, Nueva Escocia, la bahía de Hudson y la isla de Terranova cedidas por Francia, la isla de San Crisóbal en el Caribe, y las concesiones del asiento de Negros y el navío de permiso por parte de la corona española.

Y la más perjudicada sin duda fue España, que con las concesiones comerciales y territoriales puso fin a su hegemonía europea que había conquistado en el siglo XVI.

300px-Western_Europe_Utrecht_Treaty

Fronteras europeas tras el tratado de Utrecht en 1714. Fuente: Internet.

 

La ilustración valenciana, “Los Novatores”.

Se considera novatores a los seguidores de una primera corriente de pensadores con espíritu crítico que empezaron a surgir en la segunda mitad del siglo XVII. Fueron los pioneros del movimiento conocido como la ilustración, que irrumpiría con fuerza más adelante, y los primeros que empezaron a poner en cuestión los fundamentos del saber hasta entonces admitido y a asumir una serie de corrientes renovadoras que en distintos ámbitos empezaron a surgir por toda Europa.

En Valencia se constituyó un núcleo importante de este movimiento, liderado entre otros por el maestro jesuita Tomás Vicente Tosca. Precedido por la tertulia del Marqués de Villatorcas en la que se trataban estas ideas renovadoras procedentes de Europa, su idea inicial fue crear una especia de academia matemática cuya principal labor fue la renovación de las ideas y de las prácticas científicas existentes. Entre sus precedentes estuvieron los trabajos del matemático y astrónomo José Zaragoza, de Isaac Cardoso y de Juan Caramuel y del médico valenciano Juan de Cabriada.

220px-Tomás_Vicente_Tosca

Tomás Vicente Tosca, principal impulsor del movimiento de los Novatores. Fuente: Internet.

El ambiente intelectual valenciano continuó caracterizándose por un incremento progresivo en la exigencia crítica, enlazando a los novatores con los primeros ilustrados valencianos, especialmente Gregorio Mayans.

220px-Mayans_grabado

Grabado – Gregorio Mayans. Ilustrado valenciano del S.XVIII. Fuente: Internet.

La industria de la seda

No se puede entender la Valencia de los siglos XVII y XVIII sin la industria de la seda, de la que dependían miles de familias involucradas directamente en todas las fases de su producción.

La técnica de producción y confección de la seda fue introducida por los árabes en la península y arraigó fuertemente en todo el levante español y en la zona de Granada. Pero fue sin duda en la ciudad de Valencia donde este arte alcanzó su máximo esplendor.

Para la crianza del gusano de seda era necesario cultivar el árbol de morera, pues sus hojas son el alimento de dicho animal en su fase de crecimiento hasta formar el capullo. En Valencia las plantaciones cubrieron con éxito grandes zonas de la rica huerta que rodea la ciudad y otras de la comarca de la Ribera principalmente.

cuc de la seda

Ilustración que muestra el ciclo biológico del gusano de seda. Fuente: Internet.

Herederos de una tradición medieval, el gremio de los velluters o terciopeleros valencianos guardó y perfeccionó con celo y esmero las técnicas de confección del hilo de seda (torcedura), tintura y confección de tejidos en los numerosos talleres que albergaba la ciudad.

telar

Antiguo telar para la confección de diferentes tejidos. Fuente: Internet.

Uso_de_la_seda_medieval

Ilustración medieval del gremio de los velluters valencianos. Fuente: Internet.

El Colegio del Arte mayor de la Seda se fundó en Valencia en el siglo XVII por un privilegio del rey Carlos II y su principal misión era la de preservar los estándares de calidad de la seda valenciana. Dicho edificio se encuentra en la calle Hospital del barrio de Velluters y ha sido recientemente rehabilitado gracias a la fundación Hortensia Herrera. Actualmente alberga el museo de la seda de Valencia.

colegio de am seda

Fachada principal del Colegio del Arte Mayor de la seda. Fuente: Internet.

valenciacolegiosedasalondeactos02

Salón de actos del Colegio del Arte Mayor de la seda. Fuente: Internet.

img_20160621_131314

Telar de grandes dimensiones utilizado en la confección de tejidos de seda (Museo de la seda de Valencia). Fuente: Medios propios.

img_20160621_124050

Soporte y medios utilizados para la cría del gusano de seda e indumentaria típica valenciana del siglo XVIII (Museo de la seda de Valencia). Fuente: Medios propios.

img_20160621_124110

Indumentaria típica valenciana (hombre) en el siglo XVIII (Museo de la seda de Valencia). Fuente: Medios propios.

img_20160621_130308

Telar (Museo de la seda de Valencia). Fuente: Medios propios.

La Crema de Xàtiva.

Tras la victoria en la batalla de Almansa, las tropas borbónicas se dirigen a la conquista del Reino de Valencia. Para ello el ejército se divide en dos: Un primer bloque comandado por Berwick avanza por Requena y el segundo con D’Asfeld a la cabeza lo hace por Xàtiva. Será Berwick el que entre triunfal en Valencia sin encontrar oposición, la ciudad de Xàtiva decide resistir.

Contra todo pronóstico, la defensa de la ciudad formada por las milicias de la gobernación, un pequeño destacamento inglés y un precario ejército de voluntarios, logra plantar cara al todopoderoso ejército francés. En medio de feroces combates, la lógica se impone y el invasor “barre” literalmente a cañonazos la heroica resistencia setabense.

Convencidos de que tamaño agravio merecía un castigo de enormes proporciones, los vencedores descargaron toda su venganza sobre el pueblo vencido. La crónica del asedio y posterior saqueo e incendio de Xàtiva constituye una de las páginas más tristes de nuestra historia y ocupa una parte destacada en el relato de la novela.

Los setabenses no olvidan el trato recibido por el monarca e históricamente exigen una reparación del daño causado. La ciudad perdió hasta el nombre, la población que se levantó sobre las cenizas fue rebautizada como “Nueva Colonia de San Felipe”, y no pudo recuperar su nombre original hasta cien años más tarde. La desafección con este rey está representada con el famoso cuadro de Felipe V colgado del revés en el museo del Almodí.

“Xàtiva. Almodí. Felip V i cadira-2” by Enrique Íñiguez Rodríguez (Qoan) – Treball propi. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons – https://commons.wikimedia.org/wiki/File:X%C3%A0tiva._Almod%C3%AD._Felip_V_i_cadira-2.jpg#/media/File:X%C3%A0tiva._Almod%C3%AD._Felip_V_i_cadira-2.jpg

En la plaza de San Francisco el pueblo de Xàtiva erigió un monumento de piedra como homenaje a los voluntarios maulets que participaron en la defensa de la ciudad.

Placa_commemorativa_1707_Maulets_a_Xàtiva

By Carlesmari – Treball propi, CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=4421310

Además de ser totalmente recomendable la visita a esta histórica ciudad valenciana, la página web de turismo de la ciudad de Xàtiva nos permite hacer un recorrido virtual por los puntos más representativos del asedio borbónico de la ciudad y posterior incendio y saqueo de la misma.

La Crema de Xàtiva.